El exfutbolista Ronaldo Nazario ya ha devorado a tres jugadores de la plantilla del Real Valladolid, club del que se convirtió en máximo accionista apenas hace unos días.

Las primeras víctimas de Ronaldo han sido el defensa Kiko Olivas, que fue engullido a modo de aperitivo, seguido del también defensa Nacho, a quien el brasileño se comió con queso fundido y jalapeños. Por último, Nazario quiso comer algo más sano y apostó por el delantero Daniele Verde. Los tres son duda para el próximo partido de Liga.

El brasileño ya advirtió de sus planes cuando compró el 51% del club: “No hay nadie imprescindible en la plantilla”, explicó. “Un día puedes ser titular y al siguiente puedes ser un entrante”, avisó.

No es la única decisión polémica del exmadridista. También ha cambiado el nombre del club, al que ha rebautizado como “Real Valladolid Brasería y Asador”. Además, los días en los que no haya partido, el campo se utilizará como pasto de vacas que, posteriormente, serán cocinadas para el brasileño.

Está previsto que en las próximas semanas el palco del estadio se convierta en un Burger King.