- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

LO MEJOR DE LA DÉCADA 2009-2019

11,5 AÑOS DE INFORMACIÓN

Pedro Sánchez confía en que la independencia de Cataluña y la presidencia de Pablo Iglesias darán estabilidad a su legislatura

CREE TAMBIÉN QUE CON CASADO DE MINISTRO Y EL PSOE EN LA OPOSICIÓN, EL PARTIDO POPULAR SE MOSTRARÍA MENOS CRÍTICO CON EL GOBIERNO DE COALICIÓN

Los socios parlamentarios del Gobierno son la gran apuesta de Pedro Sánchez para lograr que su legislatura adquiera estabilidad y alejar de una vez por todas el fantasma de las elecciones anticipadas. Según fuentes del Ejecutivo, Sánchez planea un gran golpe de efecto que acallará las reticencias de la oposición. «Con Iglesias presidiendo, Torra declarando la república catalana y Casado en el Consejo de Ministros, el Gobierno será estable y sólido como nunca lo fue», habría declarado ayer el presidente.

Sánchez lleva dos semanas en conversaciones con el secretario general de Podemos, a quien habría ofrecido presidir el país a cambio de que Iglesias le ofreciera su apoyo. Además, el mandatario encargó a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que adelantara al govern catalán en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera la posibilidad de otorgar a Catalunya la independencia. Con ello, Quim Torra podría dar carta blanca al Gobierno socialista, aunque solo fuera para no sabotear la república.

Por último, Pedro Sánchez estaría esperando a que la tensión por pactar con Podemos y ERC se disipara para sentarse con Pablo Casado y ofrecerle una cartera ministerial. «Con la oposición en el Gobierno, zanjaríamos cualquier crítica», habría argumentado el presidente ante su equipo.

La cuidada estrategia del socialista no acabaría aquí. Se sospecha que Pedro Sánchez pretende «tomar la oposición» para asegurarse de que, liderándola, el Ejecutivo socialista deja de ser definitivamente cuestionado.

LO ÚLTIMO