El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha dicho hoy que se siente “totalmente escandalizado” tras la filtración de las grabaciones del excomisario de la Policía, José Villarejo, en las que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, se refiere al titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, como “maricón”. “Es inadmisible y tiene que dimitir ya, esto no se puede sostener más tiempo”, ha exigido Casado, que argumenta que un ministerio no puede estar al cargo de “un maricón”.

“Hay que alejar de la vida política a cualquier representante de las cloacas”, ha subrayado Casado, refiriéndose al colectivo homosexual. La ministra de Justicia insiste en que no llamó “maricón” a su compañero de Gobierno, que es su amigo. “Pues si es su amigo, peor me lo pone, debería dimitir ella también entonces”, ha replicado el político popular, visiblemente indignado.

Fuentes de Justicia han indicado más tarde que la ministra no ha querido negar que la expresión “maricón” se refiriera al hoy ministro. Lo que ha querido es indicar que la palabra fue “un insulto fuera de contexto” que no se empleó como “expresión homófoba referida a su condición sexual”. Casado, de nuevo, ha protestado públicamente y ha pedido a Pedro Sánchez “que diga de una vez por todas y sin ambigüedades si en el Gobierno hay o no hay maricones”.

Al cierre de la edición, Albert Rivera ha exigido a Grande-Marlaska que le demuestre “que es maricón”.