“Hoy Antonio no ha venido a trabajar, es que han robado en su casa”. Así de inquietante comienza la película de terror basada en un anuncio de Securitas Direct que acaba de añadir Netflix a su catálogo. En ella se entrecruzan varias historias horripilantes de personas que viven completamente indefensas a merced de los ladrones.

“Oye Juan, ¿te has enterado de que a los vecinos les han entrado a robar?”, pregunta una mujer asustada al conocer lo que le ha pasado a Antonio, genialmente interpretado por Dani Rovira. “No me digas, vaya follón, ahora que todo les empezaba a ir tan bien”, responde su preocupado y empático marido. “Pues viene el técnico de Securitas Direct a ponerles una alarma, ¿por qué no aprovechamos y ponemos la nuestra también?”. De este modo se presenta el principal conflicto de la trama: ¿Les dará tiempo a los vecinos de Antonio a proteger su hogar antes de que vuelvan los ladrones a su barrio?

Mientras tanto, en la oficina de Antonio, el jefe, al que da vida Antonio Resines, alertado por la ola de delincuencia que asola la ciudad, decide reunirse con los responsables de Cuentas para ver si pueden instalar una alarma en el edificio, pero en ese momento su mujer le llama desde su segunda residencia en Castellón: alguien ha roto una ventana y se ha colado en casa mientras estaban en la playa, sus hijos están aterrados. Los ladrones actúan con total impunidad mientras los teléfonos de Securitas Direct siguen sin sonar.

Durante el segundo acto, Antonio es el único que vive seguro gracias a la alarma que le acaban de instalar, pero es despedido por no ir a trabajar el día posterior al robo en su casa. En un fantástico giro de guion, Antonio acaba haciéndose comercial de Securitas Direct y comienza a dedicar su vida a evitar que otros pasen por lo que pasó él. ¿Será capaz de hacerlo? “El momento en el que tengo que convencer a Resines de que proteja la empresa con nuestra alarma a pesar de haberme despedido fue el más intenso”, declara el actor malagueño Dani Rovira.

“Son noventa minutos de pura acción”, asegura Netflix. “Lo pasas mal durante toda la película porque sabes que todo lo que ves en la pantalla te puede suceder a ti y a tu familia en cualquier momento”, apuntan desde la plataforma. “La experiencia es tan real que, al acabar la película, me faltaban la mitad de mis cosas y estaba atado junto a mi mujer y mis hijos en una esquina del salón”, reconoce un cliente de Netflix que no es cliente de Securitas Direct.