Los derechos laborales, seguidos a mucha distancia por la pizza, los plátanos y el chocolate con churros, son ya el producto más demandado de Glovo, la empresa española de pedidos a domicilio. Dejar de trabajar como falsos autónomos, cobrar un sueldo acorde con las horas trabajadas y, en definitiva, disponer de un empleo con las condiciones mínimas exigibles es el pedido más frecuente que recibe la empresa aunque el “poke”, la comida tradicional hawaiana, también se abre paso con fuerza.

“Algunos pedidos pueden tardar más de lo habitual por la elevada demanda, y los derechos laborales son uno de ellos”, se excusa la empresa, que ha recibido quejas por algunos retrasos. “Nosotros recomendamos pedir pizzas o hamburguesas, con eso hay menos problemas”, añade un portavoz.

Sin embargo, el ansia de los españoles por los derechos laborales es tal que muchos de ellos siguen insistiendo aunque Glovo les advierta una y otra vez de que “Debido a la alta demanda, en estos momentos no podemos procesar nuevos pedidos. Por favor, inténtalo de nuevo en unos minutos”.

“Cuanto más difícil es obtenerlos, más los quieres, esto funciona así. Pero pasará de moda. Ahora son los derechos laborales pero luego serán los ‘noodles’ o cualquier cosa exótica a la que no estemos acostumbrados aquí en España”, reconoce Oscar Pierre, CEO de la compañía.