El satélite Landsat 8 ha enviado pruebas concluyentes de que España y Cataluña sólo existen en la imaginación de los seres humanos. Las imágenes recibidas este fin de semana zanjan un debate que duraba ya varios siglos. El Landsat 8 fue puesto en órbita el 11 de febrero de 2013 para la observación en alta resolución de la superficie terrestre.

“Hemos comprobado que las divisiones que aparecían en los mapas son obra humana. En la naturaleza no existen”, ha declarado Jim Bridenstine, administrador de la agencia espacial estadounidense, en la rueda de prensa de urgencia que ha convocado a primera hora de esta mañana. “Todavía no sabemos cómo explicar esta confusión”, ha asegurado. “Que esta creencia se haya perpetuado durante tanto tiempo todavía es un misterio”. El biólogo británico Richard Dawkins lanzaba en su cuenta de Twitter la hipótesis de que este fenómeno podía deberse a un “delirio colectivo”.

El Gobierno ha recibido la noticia con cautela a través del ministro de Ciencia y Tecnología, Pedro Duque, que ha manifestado estar al tanto de la misión de la NASA. “No sabíamos si se hallarían evidencias de la existencia de Cataluña”, ha declarado, “pero estábamos convencidos de que al menos se encontraría algún indicio de la existencia de España”. Duque ha concluido su comparecencia con un tono melancólico: “Esto podía haberlo descubierto yo cuando estuve allí arriba”, ha afirmado. “Ojalá se me hubiera ocurrido asomarme por la puta ventana”, ha agregado.

En la sede de Ciudadanos, la noticia ha caído como un jarro de agua fría. Albert Rivera ha emitido un comunicado en el que califica el hallazgo de “patraña” e “intoxicación”. El líder de la formación naranja ha sido tajante: “Sé que España existe porque me siento español”. Además, ha anunciado una propuesta para la creación de una comisión de investigación en el Congreso para “desenmascarar a la NASA” y se reserva el derecho de emprender acciones legales contra “esos hijos de perra” a los que también ha calificado de “malos españoles”.

Por su parte, el president de la Generalitat, Quim Torra, ha declarado sentirse “estupefacto” y ha anunciado que pedirá “una segunda opinión” a una agencia espacial independiente. Por el momento, Torra no tiene previsto desconvocar los actos preparados para la celebración de la Diada.

La NASA ha considerado mantener esta información en secreto, pero tras un intenso debate interno ha decidido revelar su hallazgo. “Nos sentimos como el padre que dice a sus hijos que los Reyes Magos son personajes de ficción”, manifestaba Jim Bridenstine. “La verdad es que no ha sido fácil. No queremos quitarle la ilusión a nadie”, admitía.