Desde hace dos semanas, los clientes de Movistar que hayan llamado al 1004 habrán notado un cambio importante en el servicio: la música de espera es ahora una retahíla de gritos guturales y agresivos solos de guitarra interrumpidos por frases como “Soy el anticristo, esta es mi guerra” o “A la mierda con tus leyes, aquí somos los reyes”. Se trata de canciones del nuevo grupo de punk que ha montado con unos amigos el hijo del consejero delegado de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

El vocalista de “Señores de la mierda”, cuyo nombre artístico es Vomitorr, llegó a un acuerdo con su padre para “dejarse follar por el capitalismo” a cambio de que se le diera difusión al grupo, que se define como “neoanarquista trash”. Nadie en la empresa discutió la decisión, y las primeras reacciones de los clientes no son negativas: “Es mejor esto, que te despierta un poco, que la basura ‘chill out’ que suelen poner y que ya cansaba”, comenta uno de los usuarios del 1004.

Fuentes de la compañía confirman que el primer single de “Señores de la mierda”, que se titula “En tu cara hay leche de Satán”, sonará en el menú de Movistar Plus a partir de la semana que viene.

La discográfica del grupo, el sello “Basuraka Rekors”, del que Álvarez-Pallete es accionista mayoritario, calcula que “Señores de la mierda” ingresará este mes más de 200.000 euros en concepto de derechos de autor. Unos beneficios que el hijo del consejero delegado pretende destinar “a un botellonako antikapi”.