La justicia belga ha rechazado hoy la extradición del rapero Josep Arenas, más conocido como Valtònyc, porque es su principal apuesta para la próxima edición de Eurovisión. El artista, condenado en España por enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona y amenazas, llegó a Bélgica el pasado mes de mayo y desde entonces se ha hecho un nombre en la escena musical del país.

“En los últimos años hemos tenido votaciones muy bajas en Eurovisión, así que ahora que tenemos a Valtònyc no vamos a entregárselo a nadie”, declaran desde el Ministerio de Cultura del país europeo.

En su historia, Bélgica solo ha ganado una vez Eurovisión, en el año 1986 con Sandra Kim, pero ahora confían en poder repetir el éxito gracias al mallorquín. “Tiene un rap sobre los borbones que lo va a petar”, aseguran.

Decenas de cantantes españoles han empezado a escribir canciones sobre los borbones con la esperanza de tener que exiliarse a otro país y poder representarlo en Eurovisión.