A raíz de la polémica surgida esta semana por su botella con tapón amarillo, que muchos han interpretado como un gesto de apoyo a la independencia de Cataluña, Font Vella ha anunciado esta mañana que empezará a embotellar sangre de independentistas. De esta manera, la marca de agua del Grupo Danone pretende recuperar la confianza de los clientes contrarios al separatismo.

A pesar de los esfuerzos de los portavoces de la empresa para explicar que la marca comercializa botellas con tapones de muchos colores diferentes, se ha organizado un boicot contra la compañía que ha obligado al departamento de marketing a optar por un gesto contundente e inequívoco. “Necesitábamos un golpe de efecto para zanjar la polémica”, reconoce Xavier Lacroix, director general de aguas Danone.

Con esta nueva iniciativa, Font Vella apuesta por aliviar también la sed de sangre de muchos de sus consumidores. “La sangre de independentista es de mineralización débil y la extraemos de la fuente misma del conflicto”, asegura Lacroix.

Las nuevas botellas llenas de sangre empezarán a venderse el próximo 12 de septiembre en todos los supermercados de España. Font Vella considera que durante la Diada de Catalunya que se celebrará el día anterior se podrá acabar de embotellar toda su primera remesa.