Volver al trabajo después de las vacaciones es muy duro, y nuestras casas lo sufren tanto como nosotros. Si has estado varias semanas fuera de viaje y acabas de llegar, notarás que tu casa está más apática, más agresiva y que puede presentar un cuadro depresivo. Tranquilo, esto es completamente normal. A continuación te mostramos qué hacer para que la vuelta al trabajo afecte lo menos posible a tu casa.

Trata de dormir un par de noches fuera a la semana. Lo mejor es que tu casa vuelva al trabajo poco a poco, sin agobios. Debes entender que mientras tú estabas de viaje, la casa disfrutaba de todo el tiempo para ella, por lo que, si de manera brusca te vuelves a meter dentro, le puedes ocasionar estrés o ansiedad.

Anima a tu casa a salir de casa. En principio puede parecer físicamente imposible, y más después de casi un mes de vacaciones, pero tu casa necesita airearse; no puede estar todo el día encerrada dentro de casa. Empieza abriendo ventanas y poco a poco ve aumentando el tamaño de las puertas hasta que quepa todo lo demás por ellas.

Invita a gente a tu casa. Conocer gente nueva puede ser muy beneficioso para tu casa. Pero vigila que no sean mejores que tú, porque si no tu casa se puede deprimir al verlos marchar y ver que tú te quedas. Tampoco les dejes usar el baño, es mejor que al principio no entren en los lugares más íntimos de la casa para no hacerla sentir incómoda.

Vigila su higiene. Aunque muchos inquilinos creen que las casas se pueden lavar solas, de momento esto no es así. Ve a un supermercado o a una tienda especializada y compra utensilios de limpieza. Si eliminas los restos de polvo, sangre y heces que hay en las paredes, suelo y techo de tu casa, ésta se sentirá con mucho más ánimo para afrontar la vuelta al trabajo.

Ponla a la venta a un precio muy elevado. Da igual que no la quieras vender, si tu casa ve que pides cientos de miles de euros por encima de su precio de mercado le subirás la autoestima. De esta manera empezará a rendir mucho antes y la notarás más alegre y acogedora.

Ve muchos programas de reformas en la televisión. Trabajar en casa puede ser muy aburrido, y tu casa lo sabe porque es una casa y trabaja desde casa. Si quieres romper con su monotonía, pon en la tele programas de reformas de vivienda, así tu casa se mantendrá entretenida mientras cumple con su tarea de darte cobijo.

No te masturbes tanto. Esto también sirve para el resto del año. Nadie quiere ver eso, y tu casa lleva muchos años aguantando. Lo mejor para una vuelta de vacaciones saludable es estar contento con el trabajo, y si dejas de masturbarte compulsivamente delante de ella, tu casa se sentirá mucho más a gusto que si sigues como hasta ahora.