A fin de incrementar la dificultad del cambio de hora, el Consejo Europeo ha informado a los ciudadanos de que este sábado a las 3 no serán las 2, como venía siendo habitual, sino las 2:47. “Hemos optado por no poner un número redondo, sino cambiar el reloj 13 minutos, ni uno más ni uno menos, para añadir un poco de emoción a un cambio de hora que ya no sorprendía a nadie y resultaba demasiado fácil”, ha explicado un portavoz de la entidad esta mañana.

“Va a ser mucho más divertido y habrá que estar muy atentos”, ha dicho el portavoz, visiblemente emocionado.

“Justo cuando el reloj marque las tres, habrá que retrasarlo exactamente 13 minutos”, insisten desde el Consejo Europeo prometiendo “risas y divertidos equívocos fruto de la complicación añadida”.

Si el domingo todos los ciudadanos han logrado hacer el cambio de hora con éxito, la UE propondrá un nuevo cambio de hora de 17 minutos para la semana que viene, otro de 28 para diciembre y “una alternancia entre minutos pares e impares durante todo enero para terminar de ajustarlo todo”.