La Iglesia Católica Romana ha introducido un nuevo personaje en un congreso religioso en Roma: Waria, la contraparte malvada de María. Según el cardenal Luis Ladaria Ferrer, prefecto del estudio del Congreso, el nuevo personaje es necesario para mantener la frescura de la franquicia sagrada después de más de 2000 años.

Waria es malvada, arroja bombas, está soltera y vive con el fontanero judío Wajosé. “Le encantan las relaciones sexuales antes del matrimonio, el sexo sin fines reproductivos y, en general, cualquier tipo de actividad sexual”, explica el Cardenal Ladaria.

“Waria es fácilmente reconocible por su capa amarilla y porque es algo más gruesa que María y se caracteriza por lo mucho que disfruta poniendo obstáculos a los creyentes en su camino hacia la salvación final, enviándoles dragones para pelear con ellos o lanzándoles plátanos para que resbalen y caigan a la senda del vicio”, explica el teólogo. También detalla que, cuando Waria es derrotada por los valores cristianos, suele gritar muy fuerte “¡Mamma mia!”, lo que da a entender que la virgen María es la única madre santa.

Según el canon católico, Maria y Waria son archienemigas pero pueden quedar ocasionalmente para competir en carreras amistosas de karts.

Artículo original del diario holandés De Speld.