Escalfot, el robot con forma de lazo amarillo gigante que ha construido el Govern de la Generalitat de Cataluña, está ya casi listo y ha sido mostrado por primera vez hace unas horas, según han informado diversos medios de comunicación. “Es un poco más alto que la Sagrada Familia pero más pequeño que la montaña de Montserrat porque nada que haya construido el hombre debe ser más alto que la propia Cataluña”, informaba el president Quim Torra desde la pequeña sala de control instalada en la cabeza de la máquina.

“Este asiento es el del president Puigdemont, por eso está vacío y ocupado por un lazo”, explicaba a los periodistas el mandatario al enseñarles las plazas ocupadas por los pilotos que dirigirían al robot, cuyo único cometido es “instalar lazos a una velocidad sobrehumana”.

A priori, según Torra, el robot no tiene como misión liberar a los presos políticos por la fuerza. “Este robot es pacífico y está abierto al diálogo pero también está programado para implementar el mandato del 1 de octubre”, ha dicho el president.

“I… inde… indepen-den-ci-a”, ha balbuceado la máquina al despertarse.

“Animo a los unionistas a que vengan a quitar este lazo”, ha dicho en referencia al titán metálico, cuyos brazos arqueados simulan la forma de un lazo amarillo gigante. Según el Govern, el robot está programado para autodestruirse una vez exista la República Catalana.