Machismo desde las aulas universitarias hasta los laboratorios científicos. Con las mismas competencias y habilidades sobre el papel, los científicos varones siguen teniendo una mayor presencia y actividad que las mujeres. Así lo ha demostrado un estudio de la Universidad de Yale publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencia (Estados Unidos). La investigación, a cargo de Robert Locker, Richard Furilo, Alfred Stam, August Sphiro, Matt Lannigan y Michael Salter con la ayuda de Virginia Jones, denuncia que las mujeres siguen relegadas en la actividad científica y “apenas lideran proyectos”.

“Si eres mujer, tienes que rodearte de otros científicos hombres para que se te tome en serio”, explicaba Virginia Jones esta mañana en la presentación del estudio. “Lo que quiere decir la chica es que los hombres seguimos siendo la fuente principal de autoridad, es necesario un cambio”, matizaba luego Robert Locker, experto en sociología. Su compañero, el doctor Sphiro, ha detallado que su investigación se basa en cientos de entrevistas a profesionales del sector científico. “La muchacha apuntaba en una libreta todos los datos relevantes que salían en la conversación que manteníamos con los voluntarios y luego nosotros los analizamos y le dictamos las conclusiones”, ha explicado.

Los entrevistados, todos ellos hombres, reconocen en su mayoría que las mujeres “siguen encargándose de tareas de menor responsabilidad y remuneración”. El 35% de los científicos o ingenieros que trabajan en Estados Unidos son mujeres, sentencia el trabajo. “Porcentaje desigual, que pasa a escandaloso si se observa que solo una minoría de los puestos de dirección en esos campos están ocupados por mujeres”, asegura Alfred Stam. “El 2’4%, concretamente”, apunta Virginie Jones. “Pues eso, lo que acabo de decir”, replica su compañero.

El informe ha sido repartido a los periodistas por la doctora Jones, quien se ha encargado de hacer las fotocopias, y estará disponible en la web de la publicación la semana que viene.