Las casas sin gravedad están de moda. Cada vez más inquilinos buscan una vivienda que no esté limitada por la atracción hacia el suelo, de manera que se pueda aprovechar mucho más el espacio. Debido a las subidas del alquiler, los usuarios ya no están dispuestos a desaprovechar un porcentaje tan alto de las casas. Los expertos de Idealista detallan los pros y los contras de este tipo de viviendas.

Estas son las principales ventajas de las casas sin gravedad

Cuatro veces más sitio para colocar los muebles. Puedes situar la mesa del comedor en la pared y la cama de matrimonio en el techo.

Se acabó el descalzarse al entrar a casa. En estas casas te mueves flotando por el aire, por lo que no se mancha el suelo como en las casas convencionales.

Despídete de barrer, ahora toda la porquería estará flotando por el aire y podrás quitarla fácilmente con la mano.

Un espacio más seguro para los pequeños. Olvídate de proteger las escaleras con barreras y candados; al no haber gravedad, tus hijos no se pueden caer al suelo. Aunque cuidado con las ventanas.

Cambiar una bombilla nunca fue tan fácil.

Estas son las principales desventajas de las casas sin gravedad

Nunca querrás salir a la calle. Cuando vives sin gravedad, tener que volver a hacer fuerza para caminar resulta muy molesto, fomentando el sedentarismo.

Mear y cagar dentro de la taza es todo un reto.

Serios problemas de salud, pérdida de masa muscular, alteración de la visión y del gusto, redistribución de fluidos, deterioro de la función hepática.

Los repartidores de comida a domicilio tardan horas en irse porque no están entrenados para moverse en ingravidez.

Espiar a tus vecinos por la mirilla sin hacer ruido es prácticamente imposible.