Asumiendo que el universo paralelo de nuestra propia realidad parece estar “a la sombra”, miles de españoles planean trasladarse este verano al “otro lado” que aparece en la serie de Netflix Stranger Things. “Voy a irme quince días a mi pueblo de Segovia, pero a su reflejo oscuro que está más allá de esta realidad y que es como un eco oscuro del pueblo real pero que parece más fresco”, explica una ciudadana de Madrid.

“El lado sombrío es una réplica decadente y muerta de nuestro mundo pero, si hace menos calor, merece la pena”, explica esta madrileña, que está deseando visitar esa versión siniestra de nuestro mundo que aparece en la serie estrella de Netflix.

“Ya he colgado unas luces de colores en la terraza para comunicarme con las vecinas por si necesito que me recojan el correo”, explica.

“No sé dónde está Barb, pero seguro que donde esté no está sufriendo este calor”, dice.

Varias agencias de viajes de todo el país ya han lanzado ofertas de “portal dimensional + hotel” a fin de satisfacer esta nueva demanda vacacional, aunque muchos espectadores están revisando la primera temporada de la serie a fin de hallar alguna forma de llegar al otro lado por sí mismos y sin costes.