Después de que el éxito apabullante de la artista catalana Rosalía Vila haya despertado las protestas de muchos andaluces que la acusan de apropiación cultural, el Departament de Cultura de la Generalitat ha emitido hoy un comunicado aclarando que la cantante forma parte “del proyecto cultural de la nueva República catalana, que tendrá su propio flamenco y su propia Andalucía”.

El govern insiste en que los andaluces catalanes son una cosa “molt nostrada” y el proyecto independentista está decidido a “incorporar toda la riqueza de la cultura española, incluyendo las tradiciones gitanas y andaluzas, con su preciado folclore, pero fuera de España”. El propio president Quim Torra ha defendido a Rosalía de las críticas, que según él se explican “por el miedo a todo lo que viene de fuera”, según ha expresado en las redes sociales.

“Si les molesta Rosalía, es previsible que tampoco les gusten Camaró de l’illeta, El Cigaló o Quico de Llúcia”, aventura la consellera de Cultura, Laura Borràs. Pese a ello, Borràs ha animado a los andaluces españoles a acercarse sin prejuicios a la cultura andaluza catalana, “a gozar comiendo peixet fregit en la Fira d’Abril”.

Susanna Diàs, presidenta de Andalusia, la nueva Andalucía de la República catalana, ha declarado esta mañana que no permitirá más ataques “a una cultura minoritaria y oprimida”, refiriéndose a la nueva cultura minoritaria y oprimida del nuevo sur de Cataluña. “Malament, molt malament, molt malament, molt malament, molt malament, goita”, ha sentenciado.