Argumentando que “no tiene ningún sentido” conservar la réplica de plástico de la estatuilla de los Óscar después de conseguir una auténtica, el actor Leonardo DiCaprio ha tirado a la basura el “Óscar al mejor tío” que le regaló su sobrina hace dos años.

“Por ahora tenía sentido tenerlo, pero ya tengo uno al mejor actor, que es más importante”, ha intentado explicarle el actor a su sobrina, que ha visto cómo la estrella tiraba el Óscar que ella misma le regaló hace dos años, cuando el actor se quedó sin la estatuilla al mejor actor por “El Lobo de Wall Street”.

“El tuyo ya no hace falta, este es mejor”, ha insistido el actor cuando su sobrina ha visto en la basura la estatuilla que ella le regaló. “Este es de verdad, tiene oro”, ha reiterado la estrella.

“Si tengo dos, parecerá que el de verdad tampoco vale nada, como el tuyo, lo entiendes, ¿verdad?”, ha añadido. Según ha podido saber la prensa, la pataleta de la sobrina supera en dramatismo a las escenas que el actor ha protagonizado en “The Revenant”.

Fuentes cercanas al actor han informado que DiCaprio también planea sustituir los ocho dibujos de su sobrina que tiene colgados en la nevera, y en los que aparece recibiendo premios, por fotografías profesionales que le hicieron ayer al recibir el galardón.