- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La crisis obliga al dueño de Kleenex a vender personalmente en los semáforos

"EL 'DIRECT SELLING' ES LA BASE DE NUESTRA 'BUSINESS GROWTH STRATEGY'", INSISTE MIENTRAS ESPERA QUE EL DISCO SE PONGA EN ROJO

Andrés Bremen, presidente de la división española de la multinacional Kimberly-Clark, ha decidido incentivar el consumo de su producto más emblemático, los clínex, encargándose personalmente de las ventas de paquetes en los semáforos.

«Al final, si quieres que se haga bien lo tienes que hacer tú mismo», ha declarado el ejecutivo esta mañana mientras esperaba que el semáforo de la calle Palos de la Frontera, en Madrid, se pusiera en rojo.

«El ‘direct selling’ es un canal de distribución muy dinámico que permite el ‘face to face’ con el ‘final consumer'», ha argumentado justo antes de esconder la mercancía en la mochila y disimular al paso de una patrulla de la policía municipal. «Se supone que no puedo hacer eso», confiesa. «En España no se apoya nada a las empresas y ‘entrepreneurs'», añade molesto.

El empresario reconoce que el pasado lunes vendió más de cinco paquetes por un euro cada uno en un semáforo mucho más céntrico. Sin embargo, una pelea con una banda de rumanos limpiacristales le obligó a huir a zonas más apartadas de la milla de oro. «Creo en la competencia, pero el capitalismo salvaje de estos rumanos casi me hace perder dos dientes», dice.

«Hoy tengo cena con los ‘chiefs’ de la sede británica y tendré que pasar por la Casa de Baños porque hace diez días que no me ducho», confiesa Bremen con preocupación. «¿Me comprarías un par de paquetes? Así ya tendría la mañana hecha», suplica.

«También recojo clínex usados y los plancho por las noches para revenderlos. Creo que las multinacionales como la nuestra deben comprometerse con el reciclaje, somos una empresa sostenible», declara justo antes de abalanzarse sobre un Opel Corsa rojo.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.