El presentador Dani Rovira ha culpado esta tarde a los españoles por las críticas recibidas tras la celebración de la gala de los Goya. “Si saben cómo me pongo, ¿para qué me invitan?”, ha protestado.

“Presenté la gala el año pasado y han necesitado otra gala entera para darse cuenta de no les gustan las cosas que digo”, ha reiterado, sin descartar que los españoles vuelvan a proponerle el año que viene “sólo para ver cómo me cabreo luego cuando me ponen a parir”.

El actor malagueño ha salido al paso también de las acusaciones de plagio que se han vertido sobre la ceremonia al señalarse el parecido de uno de los números con la coreografía inicial de los premios Tony de 2013. “Toda la semana diciendo que escondemos a los guionistas para luego, cuando salen, acusarlos de plagiar. Si es que tienen mala hostia”, ha dicho.

Finalmente, ha tildado de “exageradísimas” las críticas del sector náutico español por uno de sus chistes. “He tenido que gastarme la mitad de lo que me han pagado por la gala en la compra de dos yates y un catamarán sólo para que se callen la boca”, ha lamentado.