Hai Cheng, actualmente director general adjunto de Asia, presidirá Nike a partir del próximo enero, después de doce años trabajando en diversos cargos de la multinacional.

Cheng se incorporó a la firma en 2003, lo que le convierte en uno de los trabajadores más longevos de la empresa. Diversos analistas consideran que Cheng es demasiado mayor para ser capaz de llevar el timón de una firma como Nike, donde la mayoría de sus trabajadores alcanza la edad de jubilación a los once años.

“Pienso darle una nueva estructura al gobierno corporativo de Nike, que planeo centrar en la búsqueda de rentabilidad y el crecimiento a largo plazo”, ha declarado el niño.

Las ventas totales de la marca deportiva crecieron un 15% interanual durante el pasado trimestre, alcanzado los 7,982 millones de dólares, cifra por encima de las expectativas que tenían los niños, quienes esperaban ventas por 7,804 millones de dólares.