- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Miguel Ángel Revilla reconoce que hace todo lo que le susurran las anchoas

"NO TIENEN MANOS NI LENGUA, POR ESO ME USAN A MÍ", HA CONFESADO

Asegurando que él sólo es el humano que las anchoas utilizan como intermediario, Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, ha reconocido esta mañana durante un encuentro informal con la prensa que todas y cada una de las decisiones que ha llevado a cabo al frente de su comunidad han sido tomadas obedeciendo los susurros de los boquerones en conserva. “Hablan, no callan nunca, no me dejan descansar y me dicen cómo gobernar Cantabria”, ha admitido el político.

“Las anchoas me dicen lo que hay que hacer y yo sólo obedezco y hasta ahora creo que su gestión ha sido muy correcta”, ha declarado Miguel Ángel Revilla, líder del Partido Regionalista de Cantabria y famoso por obsequiar con productos de su tierra, generalmente anchoas, a todas las personalidades. Ahora ha admitido que son estos pescados en conserva los que llevan años gobernando Cantabria. “Las anchoas no tienen manos ni lengua, para eso me usan a mí, pero son sabias porque llevan aquí más que nadie”, ha dicho.

«Las anchoas no son corruptas; son saladas y ancianas y saben más que ningún humano”, ha explicado el político, que es diputado del Parlamento de Cantabria desde 1983. «En una profundidad oscura y temible, lejos de la tierra, cerca de la sal, el océano nos convocará y entonces sólo habrá anchoas y el hombre fenecerá y Cantabria recuperará su gloria de antaño”, ha insistido. Ha defendido además que los cántabros pueden estar tranquilos porque “no hay nada menos corrupto que una anchoa porque son saladas”.

«Sus cánticos son horribles y bellos, sus corazones profundos como el mar”, ha añadido. Según dice, las anchoas le dictan su programa político mediante un lenguaje “que hace millones de años que no se oye en la superficie y que sólo yo entiendo”.

«Mi trabajo está casi hecho, yo he acabado”, ha concluido Miguel Ángel Revilla, que fue investido como presidente el 3 de julio en segunda vuelta por mayoría simple. A continuación ha expresado su confianza de que, para 2024, las anchoas sean capaces de gobernar Cantabria por sí mismas y puedan prescindir de agentes humanos, “especialmente cuando todo esté cubierto de salmuera, cosa que va a ocurrir”.