“¿Aparte de negro soy mujer? Que me lo confirmen porque ya no sé si tengo que mear sentado o de pie”, se quejaba esta mañana el rey Baltasar mientras recogía sus enseres para regresar a Oriente después de la cabalgata y el agotador reparto de regalos.

Sus dos compañeros tampoco sabían decir si este año han ejercido de Reinas Magas o se ha mantenido su identidad de siempre. “Estamos aquí para satisfacer los deseos de la gente y somos reyes de mentalidad abierta, pero primero que se aclaren. Sabemos que la sociedad ha cambiado mucho pero yo necesito saber qué soy”, argumentaba Gaspar.

Los Reyes Magos tampoco saben si el atuendo que lucieron en la cabalgata de la ciudad de Madrid “es el uniforme que tenemos que llevar siempre o no”. Apuntan que la calidad de las prendas de Primark “no nos permitirá reciclar estos vestidos el año que viene y, si tenemos que comprar cien ejemplares del mismo modelo, que nos lo digan ahora porque están de rebajas”.

“Yo puedo estar en varios sitios al mismo tiempo pero el tema del género no es tan fácil. Tengo calores y no sé si es por la mierda del vestido ese que no transpira o porque estoy menopáusica”, sentenciaba Melchor mientras visitaba una web de trucos de maquillaje “para estar siempre radiante”.