Entendiendo que deberían haber preguntado la primera vez que oyeron nombrar ese alimento, millones de españoles que ignoran qué es la quinoa han empezado a asumir que ya es demasiado tarde para preguntar y tendrán que convivir con ese ingrediente durante el resto de sus vidas. “Debimos haber preguntado hace años y ahora todo el mundo actúa como si fuera conocida por todos”, han declarado miles de ciudadanos examinando las cartas de los restaurantes.

“Pensábamos que pasaría de moda y no haría falta aprender qué es, como ocurrió con las bayas de goji, pero ahora parece una parte fundamental de nuestras vidas y no sabemos si es una sopa, una patata grande o un tipo de lechuga”, han declarado millones de españoles consultados por la prensa. El principal problema es que, a estas alturas y con la quinoa ya plenamente implantada en menús y supermercados, España ha perdido ya toda esperanza de que el alimento desaparezca de un día para otro.

“No preguntamos la primera vez, no preguntamos la segunda vez y ahora simplemente está ahí”, confiesan los españoles, sin atreverse a pedir ningún plato que lleve el ingrediente.

“Estoy entre la sopa y los espaguetis porque no me gusta mucho la quinoa”, han declarado miles de personas haciéndose las entendidas al ver el menú de hoy en el restaurante. Según las fuentes, todos los españoles están esperando que otro ciudadano se atreva a pedir el plato de quinoa para observar su reacción y ver “si lleva tomate y se come con pan o es una gacha”.

A última hora de la mañana, millones de ciudadanos se ha dado cuenta de que también es demasiado tarde para preguntar qué significa “hacer detox”.