Los directivos de 7yAcción, la productora de El Hormiguero, convocaban esta mañana una reunión de urgencia junto a Pablo Motos, presentador del espacio. El motivo: las sospechas de que uno de los últimos invitados accedió a ser entrevistado sólo para promocionar su nueva película.

“Queremos concederle el beneficio de la duda y pensar que vino a divertirse, a ver trucos de magia y a bailar La Macarena, como el resto de nuestros invitados. Pero es cierto que lo de que su película se estrenase al día siguiente nos hace pensar mal aunque no queramos”, argumenta el propio Motos.

Pese a que insiste en que “hay que ser muy cínico y dudo que nadie jugara así con millones de personas que le están viendo en directo”, el presentador piensa que “aunque entrevistes a la gente con profundidad no puedes poner la mano en el fuego por nadie”.

“Traes a alguien a tu programa porque crees que le caes bien y quiere echarse unas risas contigo y tus hormigas y luego resulta que te quería por la publicidad. Es humillante, sobre todo para Pablo, que se entrega a las personas”, confesaba otro de los directivos de la productora.

Tras el varapalo, Pablo Motos publicaba un texto en la página de Facebook del programa asegurando que “poniéndome en lo peor, me conformo con saber que Melendi, Tom Hanks, Will Smith y Soraya Sáenz de Santa María vinieron a vernos porque existe un vínculo afectivo”.

El presentador también se permitió un momento para el humor, comentando en el mismo mensaje que “ya sólo falta que me digan que Trancas y Barrancas no existen, que son los padres”.