“Imagino que es Navidad de nuevo”, ha declarado un Papá Noel de plástico al comprobar que instalaban un muñeco nuevo en el balcón del que lleva colgando desde 2009.

“¿Qué año es? Cada vez pasa más rápido el tiempo, más rápido, oh sí”, ha preguntado el muñeco al recién llegado, que ha intentado ignorar las heces de paloma que cubrían el rostro de su compañero.

“Oh, se te ve tan joven, muchacho. Yo también fui joven, pero llevo aquí mucho ya”, ha dicho el adorno navideño. “¿Te gustan los pájaros? Pues los odiarás, oh sí, los odiarás con furia y luego los amarás porque son lo único que hay aquí”.

“Oh, hubo otros antes que tú, y otros antes de mí y vienen y se van y se caen y se rompen, excepto yo, yo aguanto”, ha declarado el Papá Noel viejo, según fuentes cercanas al espíritu navideño.

“Y lloverá y entonces llegará el verano y una luz potente y cálida como no has conocido en tu vida rasgará tus vestiduras y tu melena será pasto del viento”, le ha advertido el experimentado Papá Noel al novato, que luce con ilusión los colores vivos de la juventud.

“A mí esto no me pasará”, ha declarado el Papá Noel novato.