- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Sánchez, Rivera e Iglesias denuncian que Rajoy ha intentado emborracharles para formar gobierno

"MI OBLIGACIÓN ES FORMAR GOBIERNO COMO SEA", RECUERDA RAJOY

>En una rueda de prensa celebrada esta mañana en la sede del PSOE en la calle Ferraz de Madrid, el líder socialista Pedro Sánchez ha acusado a Mariano Rajoy de haber intentado emborrachar a los candidatos de las fuerzas más votadas con el único objetivo de formar gobierno.

«Nos convocó de madrugada en La Moncloa pidiendo máxima discreción, supuestamente para intercambiar criterios sobre la investidura», explica Sánchez. «Luego, con la excusa de que le habían regalado muchas botellas estas navidades, insistió para que bebiéramos todo el alcohol que fuera posible mientras procuraba convencernos para que firmáramos unos documentos», ha detallado el político sin ocultar sus ojeras y con la voz ronca.

El socialista ha recordado al líder popular que «yo no soy de esa clase de chicos» y ha prometido a los españoles que no se comprometió a nada en estado de embriaguez «porque me tomo España muy en serio». Sí ha admitido que acabó fumando un puro «que literalmente me tumbó y, de hecho, me impidió seguir bebiendo y acabar firmando vayan ustedes a saber qué».

Aunque Mariano Rajoy no ha querido comentar nada al respecto y se ha limitado a decir que sigue «trabajando para formar gobierno porque es mi obligación», Albert Rivera y Pablo Iglesias no han dudado en confirmar las afirmaciones de Pedro Sánchez.

«Si el señor Rajoy esperaba emborracharme con cuatro botellas de ginebra, me temo que no me conoce bien», sentenciaba este mediodía el líder de Ciudadanos, asegurando que se siente «como una rosa y con ganas de reunirme de nuevo para seguir avanzando, porque quedan muchos asuntos por cerrar y unas cuantas botellas por abrir».

«A mí me sirvió infusión de mate traída de Venezuela sin saber que no lleva alcohol», revela Pablo Iglesias, que al parecer estuvo sobrio durante todo el encuentro y pudo presenciar «el lamentable espectáculo de la vieja política intentando decidir el futuro de un país entre copazo y copazo».

Pedro Sánchez confirma la versión de Iglesias pero añade que el líder de Podemos «aprovechó la situación para entrar en el despacho del presidente y ensayar discursos a la nación frente a un espejo».

A última hora de la mañana, el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, llamaba al Palacio de La Moncloa ofreciéndose a visitar a Rajoy «con una botella de Ron Brugal que está por estrenar».