Tras comprobar que millones de niños de todo el planeta han pedido contenido descargable del videojuego Call of Duty en sus cartas de Navidad, Papá Noel se ha visto obligado a recibir clases de informática durante meses para aprender a descargar expansiones de los videojuegos que regaló el año pasado, según han informado fuentes cercanas al espíritu de la Navidad.

El anciano con poderes mágicos encargado de llevar regalos a todo el mundo durante cada Nochebuena ha contratado también a un informático para que le explique “qué es un DLC” y ha tenido que abrirse una cuenta de Paypal por primera vez.

Papá Noel también se ha visto obligado a desbloquear el nivel 47 del Call of Duty Black Ops III porque 17.431 niños de todo el mundo han pedido como regalo de Navidad minas de proximidad que paralizan temporalmente al enemigo en el modo multijugador.

“¿Qué cojones es un ‘chunk’ de ‘redstone’? ¡Pero qué hostias!”, ha declarado Papá Noel presa del pánico tras leer la carta que le ha enviado un joven aficionado al Minecraft. A sólo unas horas de que empiece su ronda de Nochebuena, el anciano se ha visto obligado a ver 15 gameplays en YouTube para aprender cómo regalar recursos del juego.

“Lo único bueno es que puedo entregar los regalos usando una base de datos de mails y me ahorro tiempo”, ha añadido Santa.

A última hora, se ha informado de que, en Japón, miles de niños no han recibido su regalo de Navidad, que ha sido bloqueado por filtros antispam.