Tras el desarrollo del primer coche sin conductor, la compañía californiana Google ha presentado esta mañana su último gran proyecto: el conductor sin coche.

“Es el medio de transporte del futuro: ecológico, inteligente y muy barato porque aprovecha los coches de los demás para moverse”, han explicado los responsables del diseño de este nuevo dispositivo inteligente que, equipado con un GPS, detecta los automóviles con asientos libres y los utiliza para llegar a su destino final.

Gracias a la integración de la tecnología de Google Maps, el conductor sin coche puede localizar los mejores enclaves para hacer autoestop. En la versión de pago, también puede coger un taxi.

“Cuando seamos capaces de juntar el conductor sin coche y el coche sin conductor, habremos resuelto el problema del transporte para siempre”, sentencia Google.