El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha despertado hoy completamente desnudo y con un tanga atado a la cabeza en la azotea del hotel Eurobuilding de Madrid, en el que ayer siguió la jornada electoral con su equipo y celebró los resultados pese a que, en estos momentos, no recuerda absolutamente nada de lo ocurrido.

“Me vienen flashes pero no puedo recordar nada. Me duele todo y me falta un puto diente. ¿Qué coño pasó? Imagino que ganamos por mayoría, porque fue un desfase”, ha comentado Rivera, resacoso, mientras pedía a sus compañeros que le consiguieran algo de ropa.

Incapaz de leer los periódicos por culpa de la jaqueca, el candidato a la presidencia ha solicitado a sus asesores que le expliquen, en voz muy baja, los resultados de las Elecciones Generales. “¿Pero entonces quién coño es el presidente ahora? ¿Qué demonios ha votado la gente? Qué chocho se ha montado. Ahora no me habléis de llamar a nadie ni de pactar, lo que necesito es una puta ducha”, ha dicho claramente agobiado por la situación.

“¿Un tigre? Yo no traje ningún tigre aquí, ese tigre no es mío. Y me da igual que sea mi firma. Yo no he alquilado un tigre en mi vida, joder”, gritaba al director del hotel, que exige una compensación por los destrozos supuestamente efectuados por Rivera en las instalaciones la pasada madrugada.

En estos momentos, el equipo de Albert Rivera está intentando explicar las imágenes de las cámaras de seguridad que muestran al líder de la formación robando un coche de la Policía y estampándolo contra una sucursal del Banco Santander.