- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Este es tu último artículo gratis este mes. Te queda un artículo gratis este mes. Te quedan unos pocos artículos gratis este mes.
No renuncies a la Verdad, suscríbete

Suscríbete

LO MEJOR DE LA DÉCADA 2009-2019

11,5 AÑOS DE INFORMACIÓN

Un hombre normal entra en un bar hipster y obliga a los propietarios a cerrar el negocio

EL LOCAL HA PASADO A "NO MOLAR" EN MENOS DE DIEZ MINUTOS

“Si hubiéramos hecho bien nuestro trabajo, aquí no se habría atrevido a entrar nadie normal”, ha declarado Tamara, propietaria de la cafetería madrileña ‘La bicicleta cycling cafe & workplace’, después de anunciar el cierre de su negocio.

Se ha visto obligada a ello después de que un hombre de apariencia “normal, con pinta incluso de estar casado, tener hijos y hacer barbacoas” entrara esta mañana, a las 11:17, en este local de marcada estética hipster.

Los propietarios del establecimiento lamentan que las bicicletas de la entrada, las lámparas recicladas y la pared forrada con libros no hayan sido efectivos como avisos. “Los sillines de bicicleta colgando del techo y las inhumanas barbas de nuestros camareros son como cabezas empaladas que indican a la gente común que se está adentrando en territorio desconocido”, explica Tamara.

Tras la entrada del hombre normal, al menos 15 personas abandonaron el establecimiento a toda prisa, según han explicado los dueños de esta cafetería del barrio de Malasaña. Los obstáculos como poner a las modalidades de café nombres “impronunciables para un español de a pie” no impidieron al hombre normal pedir «un cortado”.

Según los testigos, el hombre normal llamó “menú” al “brunch” y no se inmutó cuando le comunicaron que todos los platos llevaban rúcula y quinoa. Después de que la camarera le preguntara “¿Sabes cómo funciona?” al enseñarle la carta, el hombre contestó impasible “No, pero seguro que lo entiendo si me lo explicas”, haciendo caso omiso de las señales de peligro diseñadas para disuadir a la gente como él y hacerles entender que deben abandonar el local.

A las 12:35 “La bicicleta” ha sido remodelada y ahora es un comercio de recambios para coches llamado “Accesorios Microturbo”.

LO ÚLTIMO