Varios ejecutivos de la cadena de supermercados DIA han sido vistos a primera hora de la mañana examinando los contenedores de basura del Mercadona en distintos puntos de la geografía española.

Los hombres, vestidos con traje en su mayoría, iban colocando sin reparo alguno los desperdicios dentro de grandes bolsas de plástico con la marca DIA que, una vez llenas, eran trasladadas a los establecimientos de su empresa.

Además, los directivos no dejaban de asombrarse cuando descubrían productos que habían caducado hace poco, acusando al rival de tirar el dinero.

“Mira estos pimientos. Les quitas esta parte con un cuchillo y el resto nuestros clientes se lo pueden comer perfectamente”, explicaba uno de los ejecutivos, argumentando que “tienen que poner una fecha de caducidad porque es obligatorio, nada más”.

Portavoces de DIA han confirmado que estas prácticas forman parte del nuevo “plan de optimización de recursos” de la compañía, que pasa también por la necesidad de que sean los propios directivos y accionistas quienes se encarguen de llenar los supermercados con todo tipo de productos “que consigan donde sea”.

“Aquí un imbécil ha pegado a la pared un chicle que aún tiene sabor. Si encuentro el envoltorio, a la saca también” declaraba otro de los empresarios, defendiendo que los supermercados DIA “tienen una clientela que sabe ahorrar y que está acostumbrada a sacar de donde no hay, como nosotros. Donde unos ven basura, yo veo ofertas”.

La empresa ha confirmado además que en 2016 creará una segunda línea de supermercados que ofrecerá los productos DIA que acaben en la basura pero que aún se puedan aprovechar.