El auge de los concursos de televisión gastronómicos como “Masterchef” o “Top Chef”, sumado a los formatos tradicionales como el programa de Karlos Arguiñano, está provocando problemas de abastecimiento en los principales locales de alimentación en España, dejando a los ciudadanos sin ingredientes para cocinar en sus casas.

La alarma ha saltado esta mañana tras difundirse un comunicado de la Agencia Española de Consumo, que en los últimos meses ha recibido cientos de quejas de españoles que tienen que acudir a las instalaciones de Atresmedia o Televisión Española para preguntar “si les han sobrado calabacines o alguna pieza de carne”.

“Ves estos programas y te entra hambre, pero la nevera en casa está vacía porque lo mejor se lo llevan ellos”, confirma uno de los afectados. “Resulta que a Chicote le gusta justo el mismo tipo de yogur que a mí, esos que van en envase de cristal, y a mí sólo me deja los Vitalínea que son un bajón”, denuncia. “Chicote es de esos que arrasa con todo y los demás que se jodan”, añade.

La situación se ha agravado hasta el punto de que muchos afectados están optando por concursar en estos programas y poder así acceder a los ingredientes que ya no encuentran en el mercado. “Esto no hace más que perpetuar el conflicto y convertirlo en un mal endémico”, alerta la Agencia Española de Consumo.

“La semana pasada llamaron al interfono los de Antena 3 para pedirme una batidora y prometiendo que me la devolvían al día siguiente”, informa una vecina de San Sebastián de los Reyes. Esto se debe a que las cadenas también se están quedando sin espacio y sin material en sus propios platós, por lo que no se descarta que acaben utilizando cocinas de casas particulares cedidas por los espectadores.