Madrid se ha levantado hoy con las restricciones de tráfico impuestas por el Ayuntamiento para intentar paliar los altos índices de contaminación que está sufriendo en los últimos días la ciudad. La medida ha complicado la llegada de los conductores al atasco de la M-30, que se ha tenido que retrasar dos horas porque no había suficientes coches.

“Tenemos que ir más lentos y eso nos obliga a madrugar más para llegar puntuales al embotellamiento”, lamentaba uno de los conductores. Otro, en cambio, ha tenido que esperar en la cuneta a que llegara el resto de automóviles “porque mis bocinazos sonaban muy pobres, no había gente suficiente para crear esa sensación de caos de todas las mañanas”.

Tras los problemas vividos hoy, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha planteado retrasar la hora del evento en Facebook para que los madrileños tengan más tiempo para llegar al gran atasco. “El problema es que si retrasamos el atasco de ir al trabajo tenemos que retrasar también el atasco de la vuelta”, apunta la DGT.

“He llegado tan tarde hoy que estoy empalmando el atasco de ida con el de vuelta y me he tenido que saltar la jornada de trabajo”, explicaba otro de los afectados, que considera que “el problema de la contaminación no se soluciona dificultando la llegada a los atascos sino fomentando los atascos libres de humo”.