Informando a su marido de que sólo es necesario sacar una cerveza de la nevera porque ella no se abrirá una para sí misma, Mayra Gutiérrez, de 36 años, ha anunciado hace unos minutos su firme intención de tomar “algún sorbo esporádico” de la cerveza de su pareja.

“Sí, quiero cerveza, pero en vez de abrirme una botella cogeré un buchito de la botella que mi marido se dispone a abrir ahora mismo para él y que beberemos a medias, mitad y mitad”, ha declarado a los periodistas. Según ha explicado, su intención es muy seria, aunque reconoce que no le costaría nada “ni a nivel de esfuerzo ni a nivel económico” agenciarse un botellín propio sin diezmar el que le corresponde a su pareja, Mario Martín, quien ha rechazado hacer declaraciones.

“No he consultado mi decisión con él pero estará de acuerdo porque no le cuesta nada cederme cerveza, pues yo bebo muy poquito: sólo la mitad de la suya”, ha insistido Gutiérrez.

Al cierre de la edición, durante el postre, Mayra ha informado que ella no querría flan pero ha pedido a su marido que traiga dos cucharas de la cocina.