- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La OMS recomienda insultar en Internet para mejorar la autoestima

HACER LLORAR A UN FAMOSO ES EL OBJETIVO VITAL DEL 90% DE LOS INTERNAUTAS

Insultar en Internet ayuda a reforzar la autoestima. Esta es la conclusión del último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentado esta mañana en Bruselas. La entidad recomienda descalificar públicamente a la gente dos o tres veces al día empleando las redes sociales, que constituyen «instrumentos efectivos para garantizar la salud mental».

El informe certifica además que la percepción de uno mismo mejora sustancialmente si los insultos se dirigen a personas de reconocido prestigio o que han alcanzado una fama y un estatus económico envidiables. «Atacar a los que son percibidos como triunfadores, talentosos o dignos de admiración pública sirve para descargar la frustración de quien se siente acomplejado y constituye una suerte de acción catártica muy beneficiosa», sentencia la OMS.

Asimismo, la organización califica de «idóneos» los insultos que se apoyan en errores ortográficos. «Hay que estar muy pendientes de las cuentas de Twitter de escritores o periodistas», insiste la entidad.

Así pues, corregir a Arturo Pérez-Reverte y aprovechar para llamarlo «inútil» podría compensar años de insatisfacción personal producidos por la incapacidad de gestionar los fracasos o las propias limitaciones, generando además la sensación de haber puesto en su sitio a alguien que supuestamente está encantado de haberse conocido.

A quienes no se atrevan a interpelar directamente a la persona a la que desean insultar, la OMS aconseja empezar con pequeñas pullas o juicios amparados en la idea de que cualquiera puede tener una opinión. «El Rafa Nadal este no es para tanto. Está acabado y por eso anuncia de todo» sería un ejemplo de esta versión menos frontal del insulto.

«Son personalidades públicas. Y si tu trabajo tiene proyección, tu obligación es aceptar que te insulten o que digan que tu trabajo es una mierda. Es el precio que esas personas con éxito tienen que pagar y además están ayudando a mucha gente a no sentirse obligada a alcanzar ese nivel de excelencia. Las personas inseguras tienen el derecho a negar la excelencia de otros para vivir en paz», argumenta la organización, que pide «tolerancia cero con los que son mejores que uno mismo».

El informe de la OMS concluye asegurando que los que se encargan de hacer los informes de la OMS son «cuatro desgraciados que viven de las subvenciones y que pierden el tiempo investigando chorradas, porque ya me dirás tú para qué cojones sirve la OMS, que encima la estamos pagando entre todos».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones