Cataluña sería expulsada de Gran Hermano si se independizara. Lo ha anunciado esta mañana la portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, argumentando que ningún catalán, en tanto que extranjero, sería convocado al casting de un programa de la televisión nacional.

La advertencia coincide con el estreno de Gran Hermano 16, la edición con más catalanes en la casa de Guadalix de la Sierra -seis de dieciséis-, por lo que la Generalitat tilda el comentario de la portavoz de oportunista y llama a la ciudadanía a “no dejarse asustar por comentarios electoralistas”.

El presidente autonómico Artur Mas, sin embargo, no ha podido ocultar su preocupación ante esta nueva amenaza con la que nadie contaba. “Cataluña y España tienen muchos intereses comunes y proyectos compartidos que, por el interés de todos, deben persistir sea cual sea el resultado del proceso soberanista”, ha explicado.

“A mí que no me jodan con sus mierdas”, protesta un concursante

“Me cago en la puta que acabo de entrar, a mí que no me jodan con sus mierdas que yo no tengo nada que ver”, protestaba hace unas horas la concursante Niedziela, natural de Tortosa. También la organización del programa se mostraba “inquieta” por los conflictos territoriales como nunca antes.

“Cataluña es una pieza fundamental de Gran Hermano, histórica, y sus vínculos con el programa trascienden cualquier malestar político. Hay que tener un poco de perspectiva y darse cuenta de que la casa de Guadalix es lo que es por su diversidad y por el espíritu de convivencia entre distintas sensibilidades”, asegura la presentadora Mercedes Milá.

En tanto que nacida en Esplugues de Llobregat, Milá ve peligrar también su estatus de presentadora. “Gran Hermano va a implicarse activamente en este desafío soberanista. Contamos con el apoyo de millones de espectadores y nuestros concursantes están preparados para superar la prueba más difícil de la historia de este concurso”, sentencia la periodista.

“Yo siempre he pasado de estas ralladas pero si se meten con Gran Hermano pienso dar guerra, vamos. Que me digan a mí por qué nos va a compensar toda esta mierda de la independencia si luego no podemos entrar en la casa. No sé qué cojones ganamos los catalanes”, protestaba el concursante Carlos.

Consciente de que la irrupción de Gran Hermano en el pulso soberanista puede alterar el equilibrio de fuerzas y poner en peligro los apoyos con los que cuenta su proyecto político, Artur Mas se ha ofrecido a visitar el plató de Telecinco “para explicar a los habitantes de la casa los motivos de nuestro malestar y tratar de buscar una solución dentro de los cauces democráticos”.

El gobierno central no descarta “que acabe siendo la audiencia la que decida el futuro de los catalanes, que de momento están nominados por culpa de sus propios representantes”.