- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El Gobierno prohíbe los berenjenales, los pifostios y las movidas

SE PRETENDE EVITAR QUE LA GENTE SALGA A LA CALLE A TOCAR LOS COJONES

El pasado día uno entró en vigor la nueva ley de Seguridad Ciudadana, norma que está recurrida ante el Constitucional por casi toda la oposición y criticada por decenas de colectivos sociales. Con ella, el Gobierno prohíbe de forma tajante los berenjenales, los pifostios y las movidas.

Ir por ahí enredando, liarla, montar un Cristo o dar la nota puede acarrear sanciones que van de 100 a 600.000 euros. Mirar así, de esta manera, o rajar y chotearse de la peña tampoco se libran del control gubernamental.

«Ya hay flipados que han empezado a armar barullo con el tema de prohibir los berenjenales. Sería recomendable que se callaran la puta boca porque este tipo de tinglados están penados con la entrada en vigor de la nueva ley», sentenciaba esta mañana un portavoz del Ejecutivo, acallando así las protestas.

Lo que pretende esta nueva normativa es fomentar el respeto a las instituciones y evitar que la gente quede para tocar los cojones y organizar griteríos, numeritos histéricos y demás chorradas.

«Un gobierno serio y un país serio no se pueden permitir que cuatro muertos de hambre ocupen las portadas de los periódicos porque han decidido salir a la calle a hacer pataletas y quejarse porque los policías hacen lo que hacen los policías desde que hay policías», insistía ayer el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. «A hacer el subnormal a otro sitio, porque aquí estamos para otras cosas», reiteró.

«Y el que tenga algo que decir, que lo escriba en un papel, que se lo lea a sí mismo en voz baja y luego que tire el papel. Yo lo hago para descargar tensión y les aseguro que funciona», aconsejaba el mandatario.

«Menos fijarse en tonterías y más disfrutar del verano, que ya está aquí», apuntaba también Rajoy.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.