- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Dos de cada tres españoles son chusma

LA MUCHEDUMBRE ES TENDENCIA EN ESPAÑA SEGÚN EL CIS

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha presentado esta mañana su informe titulado «Diagnóstico social de la población española» en el que constata que dos de cada tres españoles son chusma.

La muchedumbre de gente vulgar, sin modales y desagradable, se ha ido consolidando en toda la geografía española, concentrándose en núcleos urbanos pero manteniéndose fuerte también en las zonas rurales, donde los hábitos soeces perviven intactos desde hace siglos.

El 60% de la población, según el CIS, considera que su principal referente intelectual es Jesucristo y su mayor inquietud «que Elysa de Supervivientes estará muy buena físicamente pero sicológicamente es patética y si crees que me estoy pasando mira el vídeo de cuando ella quiere un peine haber qué persona con dos dedos de frente se va a poner como se puso ella que incluso quería abandonar por no cojer un puto trozo de madera y hacerce ella un peine amos no me jodas».

El 75% de los encuestados declaró además que «no sabe pero contesta igualmente». La mayoría de la turba iletrada no dudó en describirse como «una persona que dice las cosas como las ve y si no te gusta que te jodan».

En lo que respecta a la solidaridad y el compromiso social, el 45% de la población considera que «no hay que dar dinero porque luego se lo gastan en vino y drogas», pero sí existe unanimidad a la hora de volcarse «con las pulseritas esas de plástico para el cáncer que dan en el tenderete ese que hay a la salida del Mercadona».

En cuanto a hábitos de estudio y lectura, los españoles en bloque han declarado que «yo soy muy de Mahou».

Al ser interrogados sobre los aspectos que España debería mejorar, el 85% ha asegurado que «lo importante es ganar títulos, aunque parece difícil con la continuidad de Del Bosque».

La presentación de este estudio del CIS, de 316 páginas y fruto de seis meses de encuestas y análisis, ha durado escasos cinco minutos porque los pocos periodistas asistentes estaban mirando el móvil y se han acabado marchando al comprobar que no había canapés.