Informando desde el bar “Cocita & Gin”, Andrés Gandía, de 37 años, comentó ayer por la noche a varios medios de comunicación que una chica a la que acababa de conocer dijo “Me encanta” en 78 ocasiones en los escasos seis minutos de conversación que mantuvo con ella.

“Le encanta el gintónic, los hermanos Coen, la playa, el verano y la música clásica, fundamentalmente le encanta todo y reiteradamente”, aseguró Gandía, afirmando no haber conocido nunca a nadie “tan optimista”.

La chica, a la que Gandía definió como “atractivo páramo de sonrisas”, dice “Me encanta” cada 4,6 segundos, lo que da como resultado un total de 13 “Me encanta” por minuto, según han deducido diversos expertos. Según la misma fuente, la mujer contestaba diciendo “Me encanta, me encanta, de verdad que me encanta” a cualquier elemento que surgiera en la conversación.

“Me encanta, me encanta, me encanta”, dijo la mujer aprovechando unos segundo de silencio entre ella y Andrés Gandía, según ha sido informada la prensa. “¿Viajar? ¡A mí encanta!”, añadió la chica absolutamente asombrada de que Gandía hubiera comentado que le gustaba viajar. “Por su asombro, la coincidencia le pareció un milagro”, afirma el joven.

“¿Formentera? ¡Me encanta! No he estado pero me encanta seguro”, añadió ella. “Me encanta”, añadió a continuación tras reflexionar sobre Formentera durante dos segundos más.

Tal y como afirmó Gandía, no en todas las ocasiones en las que la chica decía estar “encantada” quedó claro a qué se refería. “A veces no especificaba qué es lo que le encantaba, pero he asumido que se refería siempre al último tema de la conversación o incluso al hecho de que la conversación estuviera ocurriendo en sí misma”, informó Gandía.

“Pero es que me encanta de encantar de que me encanta de verdad”, dijo en referencia a la camiseta del chico, de color blanco, durante el minuto cuatro de la conversación.

Al cierre de la edición, diversos expertos han concluido que, irónicamente, lo más probable es que la chica lo único que pretendiera con toda su alma fuera encantar.