- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Viajero pide que los televisores del AVE pongan “tele normal”

"QUE ME DEN EL MANDO Y YA ME APAÑO YO", DECLARÓ AL LLEGAR A ATOCHA

-

El jubilado zaragozano Aurelio Costa ha solicitado a Atención al Viajero de Renfe que los televisores del AVE emitan “tele normal”. Esta petición, cursada tras el trayecto Zaragoza-Madrid del pasado 12 de junio, está avalada por Rosa Navarro, esposa de Aurelio, y un viajero que se montó en Lleida “y que encima tuvo que tragarse un documental de catedrales que dormía hasta a la ovejas”, según palabras del Aurelio.

Aurelio y su mujer subieron al AVE destino Madrid en la estación Zaragoza-Delicias una vez había comenzado la emisión de la película La pesca del salmón de Yemen, protagonizada por Ewan McGregor. “Cuando vi en la pantalla una peli con subtítulos pensé que la voz era en inglés, pero no, los artistas que salían también hablaban en castellano”, declaró Aurelio en su reclamación. El hecho de que los diálogos se pudieran escuchar y leer al mismo tiempo turbó a Aurelio, que se sintió completamente desconcertado: “Yo oigo o leo, pero las dos cosas a la vez me marean”.

Aurelio y Rosa pensaron que se trataba de “el típico dramón que echan en Antena 3 después de comer”, pero sorprendidos ante la ausencia de interrupciones publicitarias preguntaron al revisor qué canal estaba sintonizado en los televisores del vagón. Tras ser informados de que se trataba del canal propio de Renfe, Aurelio solicitó “el mando de esas teles para hacer un poco de zapping y luego decidir qué dejar puesto”. El revisor le comunicó que esa acción no era posible para decepción no solo del matrimonio zaragozano sino de varios pasajeros que “se habían hecho ilusiones con echarse la siesta viendo Saber y Ganar o Sálvame Limón”. En este punto, Rosa hizo una objeción a la afirmación de su marido, quien aseguró que él no veía Sálvame. “Dice que lo pone cuando los demás canales están en los anuncios pero luego lo deja toda la tarde,”, replicó Rosa, “y yo prefiero ver las novelas que ponen en la uno, que las hacen muy bonitas”.

Tras la imposibilidad de solucionar este contratiempo en el trayecto de ida, Aurelio se personó en la oficina de Atocha de Atención al Viajero para subsanarlo en su viaje vuelta a Zaragoza, programado para el 27 de junio. “Cogemos el tren a última hora de la mañana y a mí me gustaría ver las motos”, reclamó Aurelio, “aunque que los auriculares no los cogeré. Ese Nico Abad no para de decir chorradas”.