- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un preso obligado a hacer trabajos forzados tendrá que jugar como defensa en el Real Madrid

COBRARÁ 4'5 MILLONES POR TEMPORADA, QUE UTILIZARÁ PARA COMPRAR CIGARRILLOS EN LA CÁRCEL

lokoSamuel «Loko» Saavedra, convicto en la cárcel de Alcalá-Meco y condenado por estafa, trata de blancas y comentarios antisemitas en redes sociales, tendrá que realizar trabajos forzados a partir de la semana que viene, según ha dictaminado un magistrado del Juzgado de lo Social número 38 de Madrid.

La justicia ha decidido que dichos trabajos de servicio a la comunidad se llevarán a cabo en el Real Madrid, donde Samuel «Loko» Saavedra, que es seguidor del Atlético de Madrid, jugará en la posición de defensa central en el primer equipo, a las órdenes de Rafa Benítez, durante tres temporadas.

«El trabajo en equipo y la disciplina de los entrenamientos contribuirán a la integración social del recluso, favoreciendo el sentimiento de pertenencia a la comunidad y apuntalando su futura reinserción», argumenta el juez, que también es socio del Atlético de Madrid.

«Cago en su puta vida que yo he hecho cosas pero nada tan malo como para que me hagan llevar la puta camiseta blanca, cojones, que yo limpio las letrinas con la lengua si hace falta, que me voy tol verano a Guantánamo a que me corten la picha, pero por favor, con esta panda de retrasados yo no quiero estar», ha declarado el recluso, que no parece nada conforme con el castigo que se le ha impuesto. «Que soy un ser vivo, cojones», ha añadido.

El nuevo jugador ha sido presentado esta mañana en las instalaciones del estadio Santiago Bernabéu, donde ha escupido con rabia en el césped y ha tenido que hacer acrobacias con el balón ante un grupo de fotógrafos, siempre sometido a la atenta mirada de varios agentes de seguridad.

«Que yo no quiero estar en los vestuarios con esa panda de maricones, que yo prefiero mil veces que me sobe las nalgas el Ruben, de verdad que yo hago lo que sea, pero yo no puedo volver a mi barrio después de jugar con el Madrid, que me van a moler a palos, que mi padre me parte la puta cara», insistía el jugador mientras se sometía a la revisión médica rutinaria.

«Que no he matado a nadie, que yo soy buena gente, que solo me pierden el carácter y las malas junteras», insistía, suplicando al equipo técnico.

«Y tú a mí no te me acerques, retrasado. Ni me mires, que estoy muy loko, que a mí me llaman ‘el loko’. Quita de aquí», le gritaba a Sergio Ramos, que hacía el ademán de saludar a su nuevo compañero.

El juez hizo caso omiso a los ruegos del abogado del preso, que advertía del riesgo de suicidio que puede conllevar para un seguidor del Atleti su fichaje para el equipo rival.

Al cierre de la edición, se ha podido saber que el preso cobrará 4,5 millones de euros netos por temporada, que utilizará para comprar cigarrillos cuando sea devuelto a su celda.