La entrada en vigor el próximo mes de julio de la reforma del Artículo 573 del Código Penal implica duras sanciones para quienes llamen “puta” a la reina Letizia, insulto que se considerará “delito muy grave”.

Los que se dirijan a la reina con términos como “puta”, “putón”, “zorra”, “zorra del infierno”, “perraca” o “perraca del infierno” tendrán vetado de por vida el acceso al festival de música Primavera Sound. Si además estos insultos vienen precedidos de la palabra “cacho”, estas personas no podrán comprar discos de “Vetusta Morla” a través de iTunes.

Asimismo, quienes llamen “papanatas” o “atontao” al rey Felipe VI estarán seis meses sin poder pedirle favores personales al monarca. Meterse con sus hijas, además, conllevará la imposibilidad de añadirle al gintónic nada más aparte de la tónica y la ginebra.

La reforma del Código Penal también contempla, para casos graves en los que se atente contra la integridad física de los miembros de la Casa Real, el hecho de que la institución deje de seguir al agresor en Twitter.

“Son castigos modernos para una sociedad cambiante que está encontrando nuevas formas de provocar y dañar el honor de las viejas instituciones”, argumenta la Casa Real.

“Pues me parece una putada de la hostia. Que te quiten la bici por darle una hostia a la Letizia si te la encuentras haciendo el capullo por Malasaña es muy exagerado”, protestaba un joven nada más conocer las nuevas sanciones.

Por último, la reina Letizia se reserva el derecho a responder a los ataques con contestaciones del tipo “puta lo serás tú, desgraciada de mierda, anda y ponte a currar que tienes la cuenta en rojos, matada de los cojones”.