- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Papá no llamaría “precariedad laboral” al hecho de estar “todo el día en casa tocándote los cojones”

CUESTIONA TAMBIÉN LA EFICIENCIA DE SU APOYO ECONÓMICO PARA ESTIMULAR TU INSERCIÓN LABORAL

En el marco del congreso doméstico sobre planes de futuro, estrategias de inserción laboral y vías provisionales de financiación, papá ha propuesto esta mañana, antes de ir a trabajar, una redefinición del concepto de precariedad laboral que excluya explícitamente el hecho de estar todo el día en casa tocándote los cojones.

«Ni precariedad ni hostias, aquí lo que pasa es que no mueves el puto culo porque ya estás bien así», ha explicado.

La propuesta ha sido recibida como un nuevo ataque de los poderes fácticos para justificar recortes en ayudas sociales y culpabilizar a las víctimas de la voracidad de los mercados y sus nefastas consecuencias.

«No sé para qué te pagamos unos estudios», ha sentenciado papá, poniendo en duda también las inversiones en formación por su ineficiencia a la hora de generar tejido industrial.

«No le hables así que está deprimido», ha pedido mamá, proponiendo medidas de apoyo para reflotar la economía. «Yo no tengo tiempo para estar deprimido, ¿me entiendes? Yo no puedo decirle a mi jefe que las ventas de mi departamento han bajado un quince por ciento porque estoy deprimido», ha replicado papá, argumentando que las medidas de estímulo frenan el avance de las economías ya consolidadas y anunciando así un recorte de las ayudas «porque en esta familia no somos marqueses y no nos podemos permitir tener mantenidos».

«¿En qué se gastó los cincuenta euros que le dimos el lunes? ¿Me lo puedes decir?», ha agregado, evidenciando fallos en las auditorías internas.

Mamá considera que los planes para facilitar el crédito sí son efectivos si van acompañados de una mayor fiscalización. «Yo no digo que le paguemos los juegos de la consola, pero si no sale de casa porque no tiene dinero se nos va a quedar aquí encerrado y triste y así tampoco lo van a querer contratar. Bastante inútil se tiene que sentir ya», ha defendido en su ponencia, reivindicando mecanismos solidarios de financiación local para favorecer la integración en el mercado laboral.

«No, si el malo siempre soy yo. Pero pregúntale si está buscando algo y si ha llamado ya a la fábrica del primo. ¿Llamaste al teléfono que te pasó el primo? ¿Me oyes? Mírale. Que se ha quedado dormido en el sofá el hijo puta», ha asegurado papá exigiendo una mayor implicación en los asuntos comunitarios.