“Yo puedo decir que soy un ‘nigga’ y que soy un ‘negro’ porque soy yo, ¿me entiendes? Pero si lo dices tú, estás muerto”, ha explicado esta mañana el director de la oficina en Washington de la Asociación Nacional para la Promoción de las Personas de Color, Hilary Sheridon.

“Los demás nos tenéis que llamar afroamericanos o afroestadounidenses”, ha aclarado, admitiendo que “es más largo, sí, pero como no eres un ‘nigga’ como yo pues te tienes que joder”.

Insistiendo en que el término “nigga” tiene connotaciones despectivas “que recuerdan un pasado histórico lamentable que todos queremos olvidar”, Sheridon ha advertido de las reacciones adversas que puede acarrear su uso en sociedad “a no ser que seas un ‘nigga’, claro”.

El director de la entidad ha informado además de que el término “blackness” tiene 120 sinónimos según el prestigioso diccionario “Thesaurus of the English Language”, de los cuales 60 son claramente despectivos.

“Estos 60 insultos solo los podemos usar nosotros para referirnos a nosotros mismos, ¿queda claro? Porque aquí el negrata de mierda se va a enfadar si le faltas al respeto”, ha asegurado Sheridon. “Si repites esto que acabo de decir, si repites lo de ‘aquí el negrata de mierda bla bla’, me levanto y te hostio”, ha prometido.

Pese a todo, la comunidad afroamericana ha tenido la deferencia de elaborar un listado de excepciones, incluyendo 145 nombres de “colegas y amigos blancos que nos pueden insultar y faltar al respeto sin que les pase nada, porque son como hermanos”.

“Los demás nos debéis un respeto porque si no la vamos a tener”, ha sentenciado Hilary Sheridon. “Y cuidado con hablar a mis espaldas, que aquí el ‘nigga’ tiene un oído de la hostia”, ha alertado antes de dar por terminado su discurso.

“El ‘nigga’ ha terminado su chapa”, ha dicho finalmente.