- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Cruz Roja recrimina al Tercer Mundo que no dé ni las gracias

"DE PEDIR SÍ SE ACUERDAN", SEÑALA LA ORGANIZACIÓN

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha emitido esta mañana un comunicado en el que lamenta que sus acciones de ayuda humanitaria y auxilio desinteresado no merezcan «ni un simple gracias» por parte de los países que se benefician del trabajo de miles de voluntarios «que podrían quedarse en sus casas jugando a la consola pero no».

«¿Tanto cuesta dar las gracias? De pedir sí se acuerdan», señala la organización. «Ya no esperamos que pregunten qué tal nos va a nosotros ni nada. Pero coño, cuando salvan a tu hijo y lo vacunan y tal, qué menos que decir: ‘Eh, mi casa es tu casa, si yo te puedo echar un cable con lo que sea me das un toque'», añade la entidad.

«Que no esperamos nada de ellos, pero aunque sea para quedar bien, por un tema de educación… Que también sabemos que no tienen mucho acceso a la educación, pero hay cosas que son como de sentido común, ¿no?», sentencia Cruz Roja. «Vamos, digo yo», dice.

«Mira, es que cuanto más lo pienso más me caliento», prosigue el comunicado. «Cuanto más das, macho, menos te respetan. Como si no tuviéramos nada mejor que hacer. Claro, a ellos la comida les cae del cielo pero, antes de tirársela desde el avión, aquí el menda se tiene que romper los cojones para conseguirla, mendigando firmas en la puerta de la Fnac», se queja el comité.

Con un tono cada vez más encendido, el texto acaba acusando también a los niños que son apadrinados: «Si los apadrinan hacen unos dibujos de puta madre. Pero solo si los apadrinan. Si te limitas a salvarles el puto culo, no se dignan ni a dibujarte un muñeco ni a regalarte una piedra pintada ni hostias. Que no decimos que estén mimados porque no lo están, pero les falta ese puntito de empatía, ¿sabes?».

El CICR no descarta poner en marcha la campaña «No somos tu chacha» para concienciar al Tercer Mundo de un hecho «del que parece que se han olvidado: las cosas no son gratis y ayudarles supone un jodido esfuerzo».

«Cojones ya», sentencia Cruz Roja.