- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La procesión de la Virgen de la Calma sigue desfilando a su ritmo

EL DESFILE DE LA PROCESIÓN DE LA VIRGEN DE CIBELES, PORTADA EN LA REVISTA VOGUE

Seis días después de que los cofrades sacaran el paso de la Catedral, la procesión de la Virgen de la Calma, en Sevilla, sigue desfilando aún por las calles de la capital andaluza a un ritmo “lento, tranquilo y sin prisas”, tal y como manda la tradición de esta cofradía.

El paso representa el momento en el que la madre de Dios, de rostro sereno, le dijo a su hijo “con la calma, con la calma, ponte tranquilo”.

“Nosotros vamos paseando, los otros pasos van como locos, a mil por hora”, comenta uno de los cofrades de la hermandad, formada por una cruz parroquial del siglo XVI, una talla a medio hacer de la Virgen llevada por 24 porteadores y seguida de una formación de 140 gandules penitentes con cirios.

“Yo no entiendo a qué viene tanta prisa: nosotros disfrutamos del paseo, a los demás pasos de Semana Santa les decimos que vayan tirando y que nosotros ya terminaremos, calculamos que para mayo”, explica un gandul.

“Yo debería ir detrás del paso dándome latigazos pero he cogido un taxi porque me da pereza caminar tanto”, ha confirmado otro de los miembros de esta hermandad.

«Guapa, guapa, guapa y tranquila”, gritan desde los balcones algunos de los sevillanos que han salido a sentarse al balcón para contemplar el paso.

Al cierre de la edición, fuentes de Sevilla han confirmado que el paso de la Virgen de la Calma se ha detenido a mirar un escaparate y no descarta dar un rodeo para saludar a otros pasos en sus respectivas parroquias «y así hacer tiempo».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.