- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Hombre teme haber quedado como un miserable tras aceptar un cambio de dos céntimos en la verdulería

HA INSISTIDO EN DEVOLVERLOS "PERO YA ERA TARDE"

Pese a haber exclamado en voz alta “qué hago yo ahora con estas estúpidas monedas marrones” para dejar claro a todos los presentes que no le importan, Alfredo Sanchís, de 33 años, ha asegurado a varios periodistas esta mañana que le aterra la posibilidad de que en Frutas y Verduras Juansan S.L. piensen que es un miserable y un tacaño después de haberse guardado dos céntimos de euro que le han dado como cambio.

Según ha explicado, se ha quedado con la mano extendida tras ofrecer un billete de diez euros y otro de cinco para pagar un importe de 14,98 euros, “como exigiendo mis dos céntimos, cuando me dan igual”.

“Ocurrió todo muy rápido y extendí la mano y dije ‘es igual’ pero me lo han puesto en la mano y me lo he metido en el bolsillo quedando como la persona más tacaña del país”, ha explicado. Este vallisoletano residente en Madrid cree ahora, según declara, que los dependientes de la frutería se lo imaginarán en casa contando monedas de céntimo hasta altas horas de la madrugada “como en esos cuadros barrocos”.

“Me dan igual, en serio, no soy de tirar el dinero por ahí pero tampoco me preocupo por dos céntimos”, insiste Sanchís a los periodistas a los que ha convocado él mismo en Frutas y Verduras Juansan S.L., asegurándose de que apuntan sus palabras en la libreta. “Digan que yo lo que quería era el ticket y que las monedas estaban entre los papeles”, pidió para concluir.

Al cierre de la edición, Sanchís ha informado que ahora teme también que toda España crea que quería el ticket de la verdulería “porque soy tan miserable que no me fío de lo que me han cobrado y luego me paso las noches revisándolos a la luz de una vela con mi rostro aguileño, como en esos cuadros barrocos”.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.