- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El Titanic vuelve a la superficie porque el problema se ha arreglado solo

HA LLEGADO A NUEVA YORK CON 103 AÑOS DE RETRASO

El transatlántico británico RMS Titanic ha culminado hoy su viaje inaugural al atracar en el puerto de Nueva York a las 9:15, hora local, con 103 años de retraso, pues su llegada estaba prevista para el 17 de abril de 1912.

El operador, White Star Line, se ha disculpado por la demora, atribuida al choque con un iceberg que hundió la embarcación e impidió continuar la travesía «hasta hace dos días, cuando el problema se arregló solo».

«Pensábamos que no llegábamos», ha admitido el capitán, incapaz de explicar por qué se hundió el barco y por qué, tras tantos años, ha vuelto a la superficie. «Yo le di una patada porque estaba rabioso, igual ha sido el golpe lo que le ha hecho reaccionar. La verdad es que ya habíamos tirado la toalla y estábamos todos hasta los cojones del puto barco», añade.

Al llegar a Estados Unidos, los pasajeros y la tripulación se han sorprendido al conocer la existencia de varias películas sobre la desaparición del barco. Muchos familiares de los pasajeros han rehecho su vida pensando que el barco nunca iba a llegar a su destino.

«Joder con la peña, ¿no? A rey muerto, rey puesto. No te puedes despistar», se quejaba lord John Price, con las piernas muy doloridas por el síndrome de la clase turista.

«¿Cien años de retraso por un iceberg? Suena a excusita. Yo lo que quiero saber es si me van a devolver el 50% del importe del billete», declaraba otra pasajera nada más pisar tierra firme. «Y la puta orquesta no se ha callado hasta hace cinco minutos», protestaba. «Y encima solo se sabían ocho canciones», insistía.

La indignación de los pasajeros es comprensible, pues el viaje del Titanic acumula el segundo mayor retraso de la historia por detrás del AVE Madrid-Sevilla de 1906, que aún no ha llegado a su destino porque chocó con una vaca en 1908.

Al cierre de la edición, el director James Cameron ha anunciado su intención de reestrenar la película «Titanic» del revés y con final feliz.