El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado esta mañana que interrumpirá definitivamente el suministro de herencia.

Sin herencia recibida, el Ejecutivo de Mariano Rajoy se quedará sin su principal baza a la hora de justificar sus medidas más impopulares, por lo que la decisión del expresidente ha sido tildada por el Gobierno de “traición e irresponsabilidad política”.

Los expertos calculan que el Partido Popular tiene reservas de herencia socialista para los próximos tres meses. A partir de entonces, tendrá que buscar otras fuentes de legitimidad.

“Es el último regalo que le hace el señor Zapatero a este país”, ha lamentado Mariano Rajoy, dejando claro que, en adelante, “quien quiera explicaciones sobre las medidas que estamos tomando, tendrá que preguntarle a Rodríguez Zapatero por qué nos dejó sin la herencia que nos ayudaba a entender el por qué de tantos sacrificios”.

Pese al revuelo que el anuncio ha provocado en el Partido Popular, Mariano Rajoy ha llamado a la calma recordando que “no me temblará la mano a la hora de recurrir al chachachá si es necesario”.